15.11.11

Contradicción

Estoy harto de mirarte y no decirte nada. Y no te digo nada por el mero hecho de mi propia timidez... aparte no lo llevo muy bien ¿sabes? Estás tú ahí y te miro, me devuelves la mirada y me acongojo al saber que no soy capaz ni de decirte un simple "Hola, ¿qué tal?" aunque ni siquiera sepa cómo te llamas. Perdóname por mis miradas a veces algo poco discretas, pero es que me encanta mirarte aunque luego no te diga nada...

1 comentario:

  1. Vaya...qué curioso. A mí me ha pasado algo parecido

    ResponderEliminar